Entrevista exclusiva a Yuniesky Maya: “Me gustaría jugar en un equipo de Grandes Ligas para la próxima temporada”

18-10-2009

Por Uziel Gómez
Santiago de Chile
El ex lanzador del equipo Cuba, Yuniesky Maya, habló en exclusiva con Terreno de Pelota desde Santo Domingo, República Dominicana, donde se prepara para ser declarado agente libre y firmar un contrato con un equipo de Grandes Ligas.

El pinareño de 28 años, 1.83 de estatura y 90 kilos, salió de Cuba en septiembre pasado, y fue visto este fin de semana en un evento Show Case, al que asistieron unos 40 agentes de equipos de la MLB y de la Liga Dominicana.
Maya fue elegido en la temporada pasada de la Serie Nacional como el lanzador derecho Todos Estrellas y era uno de los tres principales abridores del equipo, que jugó en el II Clásico Mundial de Béisbol.
En la conversación teléfonica de 40 minutos, percibí a un cubano sencillo, simple, afable, con los pies en la tierra y con la convicción de que puede llegar a donde se lo proponga.
-¿Cuáles son tus proyecciones?
“La idea es prepararme, hacer un buen contrato, que es lo que me hace falta, para jugar en Grandes Ligas. Me gustaría jugar en algún equipo de Grandes Ligas para la próxima temporada, y vamos a ver qué pasa. Si Dios quiere y la vida me acompaña, el próximo año estaría jugando en Grandes Ligas”.
-¿Cuándo serás agente libre?
“En diciembre debería salir”.
-¿Crees que deberías pasar por las Menores o ir directo a Las Mayores?
“Si fuera directo a Las Mayores sería mejor. Yo he jugado en bastantes eventos internacionales de excelente calidad y pienso que estoy listo para las Grandes Ligas.
-¿Qué ajustes te gustaría hacer para enfrentar a los bates de GL?
“Los recursos están. Tengo la recta de 94 millas, el slider, cambio, curva, el sinker. Pero todos los días hay que aprender un poco y pulir lo que uno tiene”.
-¿Qué conoces de la GL, las veías en Cuba?
“Sí la conozco, la veía casi siempre”.
-¿Cuáles son las diferencias entre los bateadores cubanos y de Grandes Ligas?
“Pienso que la preparación no es igual en ambas ligas. La técnica del swing es diferente, y en GL son más selectivos. Pero los cubanos son buenos bateadores”.
-¿Te gustaría ser abridor o relevista?
“Disfruto más el relevo, pero me gusta más abrir. Pero estoy disponible para lo que necesite el equipo que me firme”.
-¿Las Grandes Ligas las ves como algo lejano o que puedes jugar y triunfar?
“Desde ahora, que me estoy preparando física y mental mente, salgo todos los días al terreno con la mentalidad de jugar en las Grandes Ligas. Como estoy preparando mi cerebro no tenga problemas. Les lancé a bateadores de Grandes Ligas. Pienso que en el primer partido me sentiré un poco nervioso pero trataré de salir adelante. Ellos son humanos como nosotros”.
-A las dificultades de una liga de calidad superior, hay que sumar que es otra cultura, idioma, costumbres, y además estás solo.
“Esa es la parte más difícil. Estamos aquí y hay que echar para adelante”.
-¿Quiénes fueron tus profesores de pitcheo?
“Empecé con Rogelio García, y estuve con Pedrito Pérez en el equipo Cuba. Mis primeros pasos fueron con Rogelio, él me enseñó la curva, el control y a mezclar lanzamientos. Del tenedor nunca me fanaticé. José Manuel Cortina fue uno de los que más le ayudo, también José Elosegui, Jesús Bosmenier y Juan Carlos Oliva”.
-Yuniesky, ¿Te gustaría darle un mensaje a los millones de fanáticos que siguen tu carrera?
“Quiero decirles que estoy aquí, que fue un paso muy duro, que esperen lo mejor de mí porque nunca los voy a defraudar”.
-¿Has tenido contacto con otros peloteros cubanos de GL?
“He hablado mucho con Alexei. Jugué con él y fuimos compañero de cuarto durante cuatro años, uno al lado de otro”.
-¿Cómo se incubó tu decisión?
“Fue de pronto”.
-Te tengo que hacer esta pregunta que siempre se hacen los fanáticos. ¿Por qué algunos peloteros están en gira y no se quedan y sí lo hacen después por vía marítima?
“Es una decisión muy difícil y personal de cada uno. Es un tema delicado”.
-¿Tienes un lanzador modelo a seguir?
“Pedro Luis Lazo Iglesias, alias “bigote”, el único que le dice así en el mundo soy yo. Me gustaba todo de él. Dentro del terreno, todo. Nosotros en el equipo Cuba le pusimos Jesucristo, porque cuando estaba listo era una calma total para todo el mundo”.
-¿Cuál es el nivel de la Serie Nacional de Cuba?
“Creo que tiene nivel de Doble A. Pero si fueran menos equipos tuvieran más pelea. Por ejemplo, se debería hacer un solo equipo con Guantánamo y Santiago. Si hoy son 16 equipos debería quedar, no sé, entre ocho o 10. Creo que cogería tremenda fuerza y subiría el nivel”.
-¿Cuáles eran los equipos más difíciles para lanzar?
“Todos son difíciles porque no se pueden subestimar. Santiago es un equipo terrible. Un equipo bien difícil también era Santi Spíritus, aunque perdí pocos juegos con ellos”.
-¿El estadio más difícil?
“El Latinoamericano. Me fue bien. Yo era fanático de pitchar en el Latino”.
-¿El bateador más difícil?
“Frederich Cepeda. Selecciona bien sus lances, es un experto en hacer los swings, le va a la bola exacta”.
-¿Qué significa usar el uniforme del equipo Cuba?
“Es una franela que pesa mucho. Estar en la selección es algo increíble”.
-¿Están desmotivados los peloteros cubanos?
“Cada pelotero es un mundo diferente. Es una decisión personal de cada quién. Hay gente que tiene sueños”.
-Siempre hay una discusión generacional, que si las décadas de los 60-80 fueron superiores a la actual. ¿Qué opinas?
“En esa época habían grandes peloteros como Casanova, Linares, Pacheco, Kindelán, Ulacia, y detrás vinieron otros. Cuando yo sea un viejito vamos a decir que mi época fue la mejor”.
-¿Qué manager fueron los más importantes para ti?
“Estuve con varios. Higinio es un excelente manager, Anglada ni hablar, un gran hombre ante todo. Para mí, el gran manager de Cuba es Jorge Fuente Fleitas. Me inicié con él y jugué hasta el 2006”.
-Elige a los tres mejores peloteros de los últimos 50 años.
“Casanova, Linares y Pedro Luis Lazo los tres primeros. Kindelán, Pacheco, Ulacia, Germán, Víctor también fueron grandes. Siempre digo que tuvimos la oportunidad de jugar con Grandes Ligas en los Clásicos, y peloteros de la clase de Linares no tuvieron esa oportunidad. Fuimos afortunados”.
-Cuéntanos de ese partido ante Japón, en el II Clásico Mundial. Además de tomarme la foto contigo horas antes, te vi lanzar sentado detrás de home en el Petco Park.
“Fue un juego memorable, uno de los más importantes de mi vida. En mis manos estaba el pase para la semifinal. Nos tocó la derrota. Fue un partido difícil. Si pasábamos sabíamos que seguíamos. Cuba juega muy unido. Fue un juego muy tenso para todo el mundo. Traté de relajarme. Pienso que me sentí muy bien. Tenía mis lances bien localizados, respeté al equipo contrario. Salí a pelear con mi equipo y a darlo todo”.
-¿Saliste con un plan de trabajo ante los bateadores japoneses?
“Es importante tener un plan, pero el lanzador debe darse cuenta de qué es lo mejor, y qué lances hacer. Me equivoqué con el japonés que me dio el fly al central. Le tiré cinco rectas y después un slider que me conectó, y que desafortunadamente se le cayó a Céspedes. En el turno anterior me había dado fly con ese slider, y pensé que debía tirarla una bola rápida adentro y después otra afuera. La conexión fue dura pero era out. Nadie quiere que se le caiga un fly”.
-¿Cómo trabajaste a Ichiro Suzuki?
“Siempre traté de abrir con el primer strike en la zona baja para ponerme arriba de ellos en el conteo. A Ichiro lo trabajé con lanzamientos laterales, la recta alta y los rompientes, cambiándole el tiempo de pitcheo. Me dio un roletazo a segunda y después al campo corto”.
-¿Crees que te sacaron en una decisión apresurada?
“Se apuraron un poquito con la decisión de sacarme. Fue en el cuarto. Pude lanzar 2-3 entradas más”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada