Yuniesky Maya: Un cerrojo para el Clásico (ENTREVISTA)

20-02-2009

El equipo Pinar del Río ocupa el segundo lugar en la tabla de posiciones de la zona occidental, en la XLVIII Serie Nacional de Béisbol. Guiados por “el señor pelotero”, Luis Giraldo Casanova, los medias verdes exhiben un staff de picheo que inspira respeto.
Con la ausencia del astro Pedro Luis Lazo, el derecho Yunieski Maya tiene sobre sus hombros la responsabilidad de ser el motor impulsor de la selección desde el box, función que asume de una manera encomiable. Sus resultados, así lo demuestran.
Para indagar un poco más sobre su preparación en esta campaña, así como aspectos relacionados con su no inclusión al equipo Cuba que nos representó en los Juegos Olímpicos de Beijing, salimos en su búsqueda. No resultó difícil entablar una conversación, a pesar de la fría noche que había en el Latinoamericano. “Vamos muchacho, hagamos esa entrevista para entrar en calor”.
¿Cómo pasas de recogedor de pelotas del estadio Capitán San Luis a pitcher estelar del equipo Cuba?“Durante los entrenamientos de Pinar del Río atrapaba los fly en los jardines. Cuando estaba en el servicio militar, comencé a jugar la Liga Azucarera de Béisbol. Terminé con promedio de 9-2 y la condición de estar entre los mejores del evento. Los técnicos del equipo decidieron que pasara al torneo provincial. A base de resultados, me gané el paso a la selección vueltabajera y en el 2005, tuve la oportunidad de integrar el equipo nacional”.
¿Qué te caracterizaba en tus inicios? La velocidad, aunque recibí mucha ayuda de los técnicos para pulir defectos que tenía”.
¿En los momentos difíciles destaca tu coraje…?“Tuve la suerte de comenzar como relevista. Entraba al juego a salvar situaciones complicadas y resolvía. El coraje no lo es todo, la preparación psicológica de cada atleta ayuda mucho a crecerse en esos instantes”.
¿Cómo logras mantener la velocidad y el control durante los nueve innings?“Ahora soy abridor y trato de cuidarme para lanzar durante todo el encuentro, aunque siempre existe una reserva para los momentos difíciles. Salgo a dar strike y cuando lo logro, existe un gran por ciento de caminar toda el partido”.
En el 1er Clásico Mundial recibiste una buena conexión de Kosuke Fukudome sobre tu mejor lanzamiento. ¿Piensas que te estudiaron antes del juego? “Creo que sí, ese lanzamiento lo tenía reservado para el final. El árbitro se equivocó con la decisión sobre la curva rápida y luego Fukudome me conectó con facilidad la slider. Es un bateador de calidad”.
Existen muchos comentarios sobre lo que sucedió contigo en la preparación para los Juegos Olímpicos de Beijing. ¿Cometiste alguna indisciplina o fueron injustos contigo? “Fueron injustos conmigo. Indisciplinas, problemas políticos o bajo rendimiento, jamás ocurrieron. Desde un primer momento debieron hablarme claro. Estuve en el equipo hasta el final y de nada resultó. Recibí la noticia poco antes de salir para la competencia, fue un golpe del que aún cuesta recuperarse.“Un grande del béisbol en la isla, Jorge Fuentes, lo dijo en una ocasión: muchas veces la selección nacional se hace en la escalerilla del avión, y eso fue lo que pasó conmigo. A pesar de ello continué el entrenamiento y los resultados que tenía demuestran que se cometió un error”.
¿No habrá dudas contigo para el Clásico?“Espero que no. Tengo un buen desempeño en lo que va de temporada, además de la experiencia internacional. Estoy dispuesto a darlo todo en el terreno. El resto lo decide el técnico”.
Pinar del Río no acaba de establecer un paso. ¿Qué le falta?“No creo que falte algo. Salimos al terreno en busca de la victoria, aunque no siempre se puede. Con los rivales débiles nos relajamos un poco y esto lleva a la derrota. Somos un conjunto joven, pero con muchos deseos de ganar. Que nadie dude, vamos de todas, todas”.
Yunieski Maya se despide. El tiempo apremia y sus compañeros lo apuran para el calentamiento. Luego de una serie de ejercicios se apresta a hacer lo que más ama, lanzar. Encima de la lomita muestra el 97 en su espalda, se prepara…, ahí lanza….

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada